Dispositivo anti-ronquidos

El dispositivo antironquidos  se compone de dos carriles de plástico transparente que se sujetan sobre los dientes en el maxilar superior y la mandíbula. Mediante su conexión a través de una bisagra, la distáncia y la posición de los maxilares se ajustan individualmente.



La causa de los ronquidos puede ser desde la más simple, ocasionada por  un deterioro de la respiración nasal  (como el resfriado común). Hasta  la causa más generalizada producida por un deslizamiento de la mandíbula durante el sueño. Al deslizarse, la lengua cae hacia atrás y el paso de aire entre la lengua y el paladar blando se reduce. La boca se abre, los cambios de la úvula (campanilla) y el paladar blando por el mayor flujo de aire a causa del estrechamiento y como consecuencia de ello, el ronquido.